Aumenta cada dia un 1% tu crecimiento Personal con este metodo

A todos nos ha pasado. Luego de mucho pensarlo, hemos decidido darle un cambio a nuestra vida; decidimos que bajaremos algunos kilos, pagaremos esas deudas que parecen interminables o cambiaremos ese estilo de vida que llevamos.

Lo primero que haces es planificar y calcular qué es lo que harás para lograrlo.

Así que sacas tu diario, libreta o notas de tu celular y escribes una estrategia infalible para enfrentar el reto de mejorar tu vida. Recuerdas cada una de las características de los objetivos que se cumplen: Así que planteas objetivos medibles, alcanzables, específicos y con una determinada fecha.

Los primeros días todo marcha bien, te dices a ti mismo que esta vez si lo lograrás, “esta vez sí será diferente…”

Sin embargo, llega el día en el que tienes mucho trabajo y no te da tiempo para ir al gimnasio. Aparece un gasto inesperado que afecta por completo tus finanzas personales o simplemente aparece una excusa lo suficientemente convincente para sacarte de tu camino hacia tus objetivos.

Lamentablemente, en cuestión de días ese espíritu de cambio que tenías desapareció. Ese plan estratégico que tenías para mejorar tu vida? No sabes donde está, ya que esa libreta se perdió junto a tu deseo de cambio.

El problema es que hoy te sientes peor, porque no solo tienes que bajar unos kilos de más, pagar tus deudas o cambiar tu estilo de vida, sino que sientes que has fracasado en tu intento.

Lo “bueno” es que el tiempo lo cura todo, así que en cuestión de 6 meses estás nuevamente sacando tu libreta y prometiéndote lo mismo una vez más…

Debes bajarte de esa montaña rusa llamada crecimiento personal

crecimiento-personal

La búsqueda de construir una mejor versión de ti mismo, también conocido como crecimiento personal tiene bastantes semejanzas con una montaña rusa: Este proceso está lleno de subidas, vueltas y bajadas. Y entre más te subas, al final terminarás mareado sin antes intentarlo…

¿Porqué razón nuestro deseo de construir una mejor versión de nosotros mismos resulta tan complicado y casi siempre termina en un nuevo fracaso? Aquí tienes tres explicaciones:

1. Enfocarnos en un objetivo muy grande nos abruma tanto que nos impide actuar:

Siempre nos han dicho que tenemos que tener objetivos no grandes, sino enormes. El mundo del crecimiento personal nos pide que no solo dominemos nuestro interior, sino que conquistemos el mundo entero.

Así que lo primero que haces es diseñar un plan que te hará superar el 99% de los mortales y te unirá al exclusivo 1% que está por encima del resto en aspectos financieros, estado físico y cantidad de imágenes alrededor del mundo en tu cuenta de Instagram.

Sin embargo tus objetivos son tan grandes y ambiciosos que terminan abrumándote tanto que te impiden actuar. Lo que algunos llaman “estrés” debería más bien titularse “miedo”, ya que la reacción psicológica es la misma en ambas emociones.

Cuando tienes objetivos tan grandes y ambiciosos, como pagar todas tus deudas en cuestión de meses o bajar muchos kilos, estos son tan complejos y parecen tan imposibles, que terminas teniendo miedo.

Tener objetivos gigantes puede ser inspirador, pero como muchas cosas inspiradoras y grandes, también te pueden llenar de miedo y hacerte pasar un trago amargo.

2. Pensamos que una fórmula mágica nos va a salvar:

Si logras superar este miedo y te decides actuar, en vez de hacer lo que todos sabemos que debemos hacer (trabajar duro, ser constantes, esperar resultados de largo plazo), empezamos a buscar “trucos” o fórmulas mágicas que nos hagan exitosos de manera mucho más rápida y con el menor esfuerzo.

El problema de esperar que una fórmula mágica nos salve, es que pasamos más tiempo buscándola que realmente haciendo algo al respecto.

telefono-celular

Te la pasas buscando artículos en internet para bajar de peso, para ser más productivo, para ser rico, o cualquier objetivo que tengas, y buscas y buscas. La cuestión es la siguiente:

El hecho de buscar esa fórmula te hace pensar que estás haciendo algo al respecto por tus objetivos, cuando en realidad no estás haciendo absolutamente nada. Cazar fórmulas mágicas son “pajazos mentales” para tu crecimiento personal…sientes todo el placer, sin tener resultados concretos.

3. Dejas de hacer aquellas cosas que verdaderamente te ayudan:

Asumamos que no cometiste los primeros errores: Ni te enfocaste en objetivos demasiado grandes y tampoco te gastas tu tiempo buscando la fórmula mágica.

Empiezas a trabajar, eres constante y comienzas a ver resultados: comienzas a bajar de peso, empiezas a pagar tus deudas y comienzas a llevar ese estilo de vida que sueñas…

Estás siendo exitoso como te lo imaginaste.

Quizás una de las mejores frases de Napoleon que aplican al crecimiento personal es aquella que dice que “el momento más peligroso ocurre en alguna situación de victoria”

Esto se debe a que la mayoría de las personas ven el crecimiento personal como un destino final: piensan que una vez alcanzan un objetivo, han cumplido y pueden relajarse.

Así que empiezan a tener resultados, se creen exitosos y se relajan, así que dejan de hacer aquello que los llevó hasta ese lugar y vuelven al comienzo de este artículo. Recuerda lo siguiente:

Loading...

El crecimiento personal no es un destino al que llegas. Nunca lo vas a completar. Aun cuando tengas éxito, si quieres mantenerlo, tendrás que mantener los hábitos que te llevaron en primer lugar hasta ese punto. 

El efecto Kaizen: Mejora el 1% todos los días

Es momento que te bajes de esa montaña rusa llamada crecimiento personal y que se caracteriza por lo que acabas de leer.

La invitación de este artículo, y la alternativa, consiste en optar por una filosofía de mejoramiento continuo en pequeñas cantidades. Se conoce como la filosofía Kaizen.

Si quieres aprender más de esta filosofía que empezó a aplicarse luego de la Depresión y antes de la Segunda Guerra Mundial, puedes leerte El Manual de Bolsillo de Kaizen, donde te explican detalladamente en qué consiste y cómo aplicarlo. 

Si bien la metodología Kaizen fue desarrollada originalmente para ayudar a los negocios a mejorar y tener éxito, esta es igual de aplicable a nuestras vidas personales; es la mejor alternativa y antídoto para los efectos de la montaña rusa llamada crecimiento personal.

¿En qué consiste?

En vez de hacer cambios radicales en tu vida en un lapso corto de tiempo, más bien haz pequeñas mejoras todos los días que te conducirán al cambio que tú quieres

Puede que no te parezca mucho, pero cada mejora del 1% que hagas comenzará a acumularse la una con la otra. Al principio te puede parecer muy básico, incluso inexistente. Sin embargo, gradualmente y de manera lenta, comenzarás a notar cambios positivos en tu vida.

Puede que te tome meses, o incluso años, pero estas mejoras aparecerán una vez comiences a enfocarte en mejorar un 1% tu vida todos los días.

Lo mejor de todo es que llegará un punto donde tu crecimiento diario del 1% representará el mejoramiento de toda una semana al comienzo. Puede que hoy sientas que es un 1% solamente, y que los cambios no se perciben…pero manténte juicioso. Algún día llegarás al 100% y más allá. De esto se trata el efecto compuesto.

Si quieres aprender más de esto, puedes leerte el libro el Efecto Compuesto de Darren Hardy

Si aun tienes dudas de por qué debes elegir esta metodología…

“Cuando mejoras un poco cada día, eventualmente grandes cosas ocurren. No mañana, y tampoco al siguiente, pero con el tiempo alcanzarás una gran victoria. No busques una mejora rápida ni grande. Busca pequeñas victorias un día a la vez. Esta es la única manera cómo sucede–y cuando ocurre, durará”– John Wooden

A diferencia de otras “metodologías de crecimiento personal”, el Kaizen desarma esos objetivos inmensos y hasta abrumadores en pequeñas piezas y pasos fácilmente alcanzables.

Los pequeños éxitos que vas alcanzando con tus pasos en un comienzo, crean una especie de momentun que te incentiva a tomar pasos cada vez más grandes.

Mejor aun, uno de las premisas del Kaizen es que no existe un fórmula mágica que hará que las cosas mejoren de la noche a la mañana. El cambio llega por medio de pequeñas y continuas mejoras.

No gastes tu tiempo buscando ese “factor” que cambiará todo. Más bien enfócate en la tarea que estás haciendo y recuerda: “Tú ya sabes lo que tienes qué hacer. Trabaja y encuentra maneras simples de ir mejorando en el camino”

Por último, recuerda que el Kaizen no es algo que haces por una sola vez. Este es un proceso de mejoramiento continuo. Tú nunca llegarás al éxito con el Kaizen, así que la tentación de relajarte una vez empiezas a ver resultados se reducir drásticamente.

Tener una mentalidad Kaizen te recuerda que todas las mejoras que tienes deben ser mantenidas si quieres asegurarte tus victorias. Como dice Rory Vaden:

“El éxito no es tuyo, es alquilado. Y su renta se paga a diario”

Cómo implementar el Kaizen en tu vida

Hazte la siguiente pregunta todos los días de tu vida: ¿Qué hábito o acción pequeño puedo comenzar a practicar hoy que mejorará mi vida?

Luego, comienza pequeño. Muy, pero muy pequeño:

¿Quieres comenzar un hábito de ejercicio?

Haz una sola flexión cuando te levantes de la cama. La siguiente mañana, agrégale una nueva y así progresivamente. En cuestión de dos meses estarás haciendo 60 flexiones cada mañana. Imagínate lo que lograrás en un año.

¿Quieres comenzar a escribir tu blog?

En vez de escribir un artículo de mil palabras diariamente, comienza escribiendo un párrafo. Puedes comenzar escribiendo por un solo minuto. Al día siguiente, agrega un minuto o un párrafo más. En cuestión de un mes estarás haciendo artículos completos.

¿Quieres comenzar a meditar? Quieres perder peso?

Para meditar, inicia tu plan con ejercicios de respiración por un minuto. Para bajar de peso elimina una bebida azucarada al día.

FUENTE